Al dejar del penal del Topo Chico, donde no estuvo recluido ni un día, el exgobernador de Nuevo León Rodrigo Medina de la Cruz dijo que al ser internado se cometió una injusticia en su contra, por lo que regresaba a su casa sin haber sido declarado culpable.

“Quiero subrayar en este momento y que sirva de aclaración, porque la gente afuera puede estar confundida: cree que somos culpables, que estamos recluidos y que cometimos delito. No hemos sido declarados culpables, ni hemos cometido un delito. Por el contrario, injustamente fuimos recluidos en este penal y ahora estamos saliendo libre por la puerta grande”, dijo a las 23:00 horas del jueves, al salir de las oficinas de la penitenciaría, vestido de traje.

Acompañado de sus abogados, Alonso Aguilar y Javier Flores, expuso ante los reporteros que el juez de control Miguel Ángel Eufracio no debió haberlo enviado a la penitenciaría pues pese a que lo imputó por los delitos de peculado y daño al erario, violó sus garantías individuales.

“Fuimos muy claros ante el juez de control que teníamos una suspensión vigente y el hecho de no concederla era violatorio a mis garantías y mis derechos. Es un acto de injusticia que perjudica a mi imagen y que en este momento quiero que quede muy claro, estamos dándole la vuelta a esto. Y dándole un mensaje a la población de que no debíamos estar aquí ni un minuto más”, dijo al salir de las oficinas de la penitenciaría.

Medina había sido detenido el jueves a las 4:00 horas y tras su internamiento en el Topo Chico, circuló en redes sociales una fotografía que lo mostraba en uniforme anaranjado de preso y sosteniendo una ficha de registro.

El ahora político liberado dijo que la difusión de esta imagen, en la que sus ojos fueron cubiertos por truco de fotografía con una cinta negra, afecta su prestigio, y analiza si procederá en contra de quien la filtró al público.

En el transcurso del jueves, el fiscal anticorrupción Ernesto Canales había dicho que el imputado permanecería en prisión hasta 30 días, y hasta anunció que sería cambiado de centro de reclusión para proporcionarle mayor seguridad.

Pero en la noche, la situación jurídica de Medina cambió a su favor.
Luego de haber sido detenido, el juez quinto de distrito en materia penal de Nuevo León ordenó que el imputado fuera liberado, debido a que el juez de control no acreditó que hubiera peligro de que se evadiera a la acción de la justicia.

En tanto, el gobierno de Nuevo León emitió un comunicado en el que anunció que se quejará ante el Tribunal Colegiado por el amparo que eliminó la prisión preventiva en contra del exmandatario, quien sigue todavía bajo proceso por tres cargos.

Por: Redacción